El “Arquitecto” retoma su obra maestra

Cada cierto tiempo, sean horas, días, semanas, meses, años, ocurren fenómenos fantásticos como eclipses, lluvias de meteoritos, entre otros eventos que a lo largo de la historia han maravillado al ser humano. También existe una teoría de que "todo pasa por algo" y es común que luego de una serie de decisiones o acciones, las aguas vuelvan a su cauce.

En Maturín, pese al eclipse de superluna del 21 de enero y el eclipse solar del 2 de julio, no ocurrió un evento que trascienda en la historia de la Ciudad Distinta, pero sí ocurrió algo que seguramente quedará marcado en la historia del fútbol monaguense. Jhonny Ferreira regresó al banquillo del Monagas Sport Club.

Un año transcurrió para que el estratega capitalino y el club al que llevó a ganar su primera estrella, fueran juntados por el destino, y, tras un esfuerzo titánico de la directiva azulgrana, encabezada por Nicolás Fernández, hoy es un hecho que "El Arquitecto" volverá a dirigir en La Fortaleza azulgrana, feudo donde vivió momentos que quedarán retratados en su memoria.

Con una sonrisa, la simpatía y serenidad que lo caracteriza al momento de afrontar cualquier entrevista, Ferreira dio sus primeras palabras como flamante DT azulgrana, tras un paso más que positivo en su segunda incursión en el Carabobo FC, donde dejó marca de 21 victorias, 12 empates y tan solo 10 derrotas en la Temporada 2019, además de clasificar nuevamente al Granate aun torneo internacional.

"Contento, feliz por estar en Monagas otra vez, agradecido con Nicolás Fernández y su familia por el cariño de tantos años. Alegre con toda la gente del club, saludando a personas que trabajaron con nosotros en un periodo muy lindo de nuestra carrera, que significó mucho", aclaró Ferreira.

"Veo la estructura del club, lo que significa hoy Monagas nos da el compromiso de querer poder aportar un granito de arena para que este club siga creciendo y regrese a la palestra a nivel competitivo", continuó.

El estratega caraqueño destacó el gran trabajo de todo su cuerpo técnico con el equipo granate a sabiendas que todo el torneo jugaron como local en Guanare y lograron la clasificación a la Copa Libertadores. "Reconozco que los ciclos se cumplen, en Carabobo fue así, fuimos con una misión. En el Apertura quedamos con la espina de poder haber hecho algo más y conseguir el título, pero las situaciones fueron complejas, jugar de visitante todo el año generó un desgaste tremendo".

Crecimiento sostenido

El director técnico que dio sus primeros pasos en la Escuela San Agustín de El Paraíso, apunto que "este es un club que no para de crecer, que constantemente suma elementos. En 2016 llegamos junto con Nicolás y el General González Espín, a un club que estaba ávido de organización y se nos dieron todas las herramientas para trabajar. Gracias a Dios se pudo conseguir un título del Apertura, luego la estrella, luego a la distancia veíamos que la institución seguía evolucionando".

De igual forma, Ferreira enalteció la consolidación de Monagas como institución, asegurando que “para nosotros es una alegría porque siempre pensamos que los pasos por los equipos deben marcar un antes y un después. Es lo primero que vemos trabajar, tratamos de siempre dejar una huella por donde pasamos y hasta ahora ha sido de esa manera, esperamos que esto no sea la excepción, queremos seguir aportando en este desarrollo".

También declaró que su intención en esta nueva incursión en tierras orientales es hacer que el equipo siga siendo competitivo, peleando arriba y consolidar todo lo que ha podido lograr en estos años.

Importancia de la Academia

En sus inicios, Jhonny, dirigió a niños que daban sus primeros pasos en este deporte y aprendió la forma idónea de instaurar una filosofía de juego tomando como premisa la enseñanza y la formación de jóvenes talentos, dándole la importancia que merecen las categorías formativas dentro de una divisa.

"La base de un club está en desarrollar las categorías menores. Hoy Monagas no es como cuando llegamos en 2016, ahora hay una base importante en la estructura, este año se clasificó en todas las categorías, se compitió en reserva. Me ha tocado saludar a los profes y les he hecho saber que hay un paso, un crecimiento. Van a contar con el apoyo del cuerpo técnico de primera, estaremos pendientes de todos los futbolistas que tiene la institución", destacó.

En ese sentido, el estratega de 42 años, afirmó que el éxito de un plantel radica, en gran parte en la calidad humana de sus elementos. “Queremos armar un grupo de buenos seres humanos, acabamos de salir de Carabobo que no tenemos más que palabras de elogio para un plantel que luchó en un año difícil, en el que siempre te tocó jugar en la carretera, el desgaste fue significativo y eso se basa mucho no solo en la calidad del jugador sino de su calidad humana”.

"Si me voy más atrás a Monagas o en el primer proceso con Carabobo, gran parte del éxito se ha debido a que los grupos han sido buenos. Dentro de ese futbolista con talento hay un ser humano con responsabilidad y compromiso, eso no es negociable en este equipo", prosiguió.

A su juicio, la divisa oriental se encuentra en el top tres de los clubes en Venezuela, refiriéndose a la estructura, el crecimiento y la consolidación de los colores azul y escarlata dentro del balompié nacional. "Eso debe generar una gran responsabilidad para armar un grupo competitivo, que corresponda a las necesidades del club".

Viejos conocidos

Ferreira tuvo la oportunidad de reencontrarse con Vicente Rodríguez, Ismael Romero y Óscar González, elementos que dirigió y con los que consiguió hacer historia dentro del combinado maturinés, además de Roberto Chacón, Rubén Rojas y Yanoswky Reyes a quienes tuvo a su cargo durante su último semestre en la institución.

"Quedan algunos jugadores de las alegrías que tuvimos en 2016 y 2017. También otros que no dirgimos, pero a los que le hicimos seguimiento y sabemos que tienen capacidad", apuntó, al mismo tiempo que afirmó haber sentido "el cariño de siempre", no solo de los futbolistas, sino de la gente que labora en la empresa, de la ciudad.

Mensaje al aficionado

En reiteradas oportunidades, tras la salida del entrenador caraqueño de las filas maturineses, muchos fueron los hinchas que anhelaban un pronto regreso de Ferreira a tierras orientales. Quizás más pronto de lo que imaginaban, verían materializado el retorno de "El Arquitecto".

"Como cuerpo técnico tenemos un gran orgullo y satisfacción de estar con ellos acá, ojala las cosas que se pudieron vivir las volvamos a vivir, soñamos con que vuelva a pasar, que esas noches mágicas que tuvimos en Maturín se repitan. Eso está en nuestros corazones y seguramente de toda la ciudad. Venimos con un compromiso muy grande de querer hacer las cosas bien en Monagas"

Primera aventura

En junio de 2016, Ferreira llegó a Maturín luego de la venta del club a Nicolás Fernández de Caleya quien le dio la oportunidad de comandar a los guerreros del guarapiche no sólo a llevar al equipo oriental a la palestra del balompié nacional sino a lograr el título del Apertura 2017 y la primera estrella en la historia de la institución azulgrana.

Tras el campeonato logrado en 2017, Monagas se clasificó por primera vez en su historia a una Copa Libertadores, en ese entonces, el equipo azulgrana sumó su primer triunfo histórico en la máxima cita continental al derrotar en la fecha 4 a Defensor Sporting de Uruguay gracias al único tanto del partido logrado por el argentino Lucas Trejo.

En su palmarés de 100 partidos con el elenco oriental, Ferreira sumó 40 triunfos, 27 empates y 33 derrotas con 150 goles a favor y 114 en contra. En esta nueva travesía, el DT caraqueño regresa al banquillo azulgrana en la búsqueda de una nueva gloria.

Noticias Relacionadas

Enterese de lo que esta ocurriendo con Monagas Sport Club